martes, 19 de julio de 2011

LOS BONDAGERS

El Bondage es una denominación aplicada a los amarres eróticos ejecutados sobre una persona vestida o desnuda. Las ataduras pueden hacerse sobre una parte o sobre la totalidad del cuerpo, utilizando generalmente cuerdas, aunque también se pueden ver en muchas ocasiones el uso de cinta, telas, cadenas, esposas, y cualquier otra cosa que pueda servir para inmovilizar a una persona. Con cierta frecuencia, a la persona se le aplica una mordaza o los ojos vendados.

El bondage puede usarse como práctica estético-erótica, como parte de una relación BDSM (Bondage: B, Disciplina y Dominación: D, Sumisión y Sadismo: S, Masoquismo: M), como una variante erótica más o como elemento en ceremonias de dominación o de sadomasoquismo.

En Japón se le conoce con el nombre de Shibari y cuenta con una larga tradición y una más que respetable ascendencia social.

Tanto en el bondage como en el shibari, como prácticas eróticas, se tienen que seguir unas reglas básicas. Ante todo, la relación tiene que ser:

• Sana
• Segura
• Consensuada

El bondage se basa en una relación de confianza entre la persona atada y la persona que ata. Sobre esta última recae el grueso de la responsabilidad, dada la indefensión (previamente consensuada) de la otra. Para evitar accidentes, que en ocasiones pueden llegar a ser graves, se suelen seguir algunas normas básicas de seguridad:

• No dejar nunca sola a una persona atada.
• No pasar jamás una cuerda alrededor del cuello.
• Contar a mano con unas tijeras funcionales, como medio de liberar rápidamente a la persona atada.
• Prevenir los riesgos de caída: una persona atada puede llegar a sufrir un accidente serio si cae hacia atrás.
• No realizar suspensiones con la persona atada si no se tiene la suficiente experiencia, ya que es una operación delicada.
• No utilizar nunca nudos corredizos u otros tipos de nudos resbaladizos.
• Realizar sesiones de corta duración si las posiciones son incómodas o si la persona que ata no es experimentada.
• Hidratar regularmente a la persona atada y suministrarle líquidos.

Muchas de las posturas que se reproducen en el material gráfico sobre bondage, son de exhibición, no pueden ser reproducidas sin un alto dominio de la técnica. No se deben correr riesgos innecesarios.

El autobondage (es decir, la práctica del bondage en solitario, en donde la persona pasiva y activa son la misma) es una práctica de alto riesgo, pese a ser muy popular en los Estados Unidos, y precisa de seguros y amplios conocimientos sobre sus técnicas, prevenciones y riesgos, siendo de todos modos desaconsejado por la mayor parte de las instituciones más afamadas del BDSM y del Bondage.
Las personas que practican este también denominado arte sexual suelen estar en todo momento muy pendientes de las necesidades y del placer de su compañero o compañera; no hay que olvidar que para muchos de sus practicantes se trata de un juego sexual, con roles de sumisión escenificados como parte del juego.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario