martes, 26 de julio de 2011

El Acid Test


"The Acid Test for Doms", fué escrito por DrSpankenstein, y ha ido pasando por la comunidad S&M en Internet, en ocasiones sin mencionar a su autor.
La seguridad ya sea on- line, en la vida real o cuando pasa de lo on-line a la vida real, nunca deja de preocuparnos. Este test nos brinda buena información y sugerencias. No sólo podría salvar tu estado emocional sino también tu estado físico.

INTRODUCCION

El término “Acid Test” es un viejo término acuñado para un tipo de prueba: un ácido poderoso disuelve los mejores metales en cuestión de minutos. Pero como sea, sólo el oro verdadero se mantiene por encima del ácido. Así que el “Acid Test” fue una forma sencilla en la época de la Fiebre del Oro, de que la gente se asegurara de tener una verdadera pepita de oro y no una muestra del “oro de los tontos”. Al mismo tiempo, estos test significan que son maneras rápidas de identificar a los falsos Dom. Pasar todos los test nada garantiza, nada puede sustituir al conocimiento que ustedes posean del prospecto de pareja, el cual debe tenerlo antes de que lo conozcan en persona. Ahora muchos de estos test están diseñados para una sumisa que trata en la red a diferentes tipos de hombres que se autodenominan Dom. Ellos son ampliamente cuestionados, y esta información la he obtenido por mis amigas que siguen en la búsqueda de una pareja dominante. Parte de esta información puede usarse para sumisos también, pero en mayor parte, estos test son mejores para dejar al descubierto a Dom falsos. Los hombres vanilla usualmente sólo quieren sexo fácil y este motivo los hace más fácil de identificar entre los montones de Dom falsos que andan allá afuera.

Paso 1, Hagan cuentas
Varios cálculos estimados, entre ellos uno infalible: el natural, nos dicen que hay un Dom por cada diez sumisas, como sea, un rápido conteo en chats D/s nos hace creer que el número en comparación de sumisas es de dos a una. Ahora, si hay un Dom por cada 10 sumisas, esto significa que 19 de 20 “Dom” que ustedes ven en la red, son “fraudes”. Tengan esto en cuenta. Hay un 95% de probabilidades de que cualquier hombre con el que hablen por la red y se proclame Dom, no lo es. Este es el punto medular de nuestra primera regla, una que los que hacen estadísticas y los estudiosos conocen de antemano: “Cuando duda, arrójalo, expúlsalo”. Su búsqueda de una pareja dominante que les convenga (especialmente si buscan una relación seria a largo plazo) podría llevarles años. Esto es duro de aceptar, ya sean vanilla o no. Así que no desatiendan alguna de estas razones drásticas. Pero tampoco pierdan su tiempo. Si alguno de los prospectos con los cuales chatean las hace sentir incómodas por alguna razón, evítenlo. No le den oportunidad de tres strikes o extra-oportunidades para ganar. Bloquéenlo y sigan por su lado. Hay una oportunidad entre veinte de que él sea auténtico. Confíen en sus instintos.

Paso 2, Conozcan al enemigo
Los llamamos los “despreciados” (snerts). Los llamamos HNG’s (Horny Net Ges) (Idiotas Calenturientos). Los llamamos “wannabes”. Los llamamos los “Control freak”. Y a veces, trágicamente, cuando los encontramos sólo pueden ser violadores o depredadores. Todos son nuestros enemigos. No piensen que no lo son o que exageramos. En mayor o menor medida, creemos que un snert las puede enviar al hospital. La dominación sexual y la sumisión no son para aficionados o para “matar el tiempo”. ¡No, no y jamás! Aunque él sea el chico más lindo que hayan conocido, si no es Dom, él no les va a dar lo que realmente necesitan, y podría gustarle cosas que a ustedes no (como cuentas médicas y otros dolores de cabeza).
  • Los Snert

Esta clase de individuos sólo buscan sexo fácil. Ellos cuentan con la creencia (altamente incurable) de que las sumisas sexuales son simplemente “fáciles”. Nada más lejos de la realidad, pero esto no los define a todos. Ellos están entre la edad mediana y algunos ya son maduros. Algunos están casados, Usualmente tratan de “animar” sus aburridas vidas sexuales vanilla con una cana al aire. Son sumisos en potencia porque piensan que no pueden pedir o hacer que respeten su valor sexual (otra mala concepción). Ellos pueden ser fácilmente puestos al descubierto porque casi siempre piden o enfatizan una relación sexual como parte inicial de sus “sesiones”.
  • Los HNG (Horny Net Geek)

Usualmente son los más inofensivos entre la variedad de enemigos (y a veces los más molestos y desesperantes). Muchos son adolescentes y hombres jóvenes buscando algo de cibersexo rápido o simples llamadas telefónicas. Por lo regular utilizan lo más sofisticado que hay en la jerga del D/s y las sesiones o escenas que describen son demasiado elaboradas. Los Geek hacen su tarea, eso sí. Rastrean cuanto sitio porno hay para obtener ideas y mantenerse en los chats de D/s por horas y terminan aprendiendo el “caló” del BDSM. Muchos son fácilmente puestos al descubierto porque quieren pasar demasiado rápido al cibersexo y a las llamadas telefónicas. Les gustan los collares fuera de la red, y pasan horas en los chats “jugando” con sus “sumisas”. No pierdan el tiempo con ellos.
  • Los Control Freaks

El segundo tipo de enemigo más peligroso es el Control Freak. Son aquellos que los terapistas y psicólogos llaman “personalidades controladoras”. Son el tipo de personas que quieren tener el control de todo cuanto los rodea. Quieren que su familia y sus amigos sean exactamente como ellos lo ordenan (su palabra es ley). Son extremadamente manipuladores. Esos tipos pueden ser peligrosos porque muchos realmente están convencidos de que son Dom como un modo de justificar sus vidas disfuncionales. Muchas sumisas inexpertas se encuentran “naturalmente” atraídas por estos hombres porque ven que por fuera ellos todo el tiempo llevan la batuta de todo. Lo verdaderamente irónico (y triste) es que, una personalidad controladora es actualmente lo más opuesto a ser un dominante sexual. Los Control Freak pueden ser puestos al descubierto porque a veces hablan de “cuidarte” y también de “saber qué es lo mejor para ti”. Casi siempre tratan de jugar con tus emociones, especialmente con la culpa. Por lo regular critican y hasta se resienten por lo que tú le das a los demás. A veces hablan de relaciones de 24/7 sin darte detalles acerca de cuáles son el tipo de escenas que quieren llevar a cabo. Encuentran preferencia en hablarte sobre el aspecto “mental” de la dominación y la sumisión. Tienden a demandar y a argumentar. Nada de lo que tú harías puede ser correcto. Al rato esto puede verse tan repulsivo y fácil de ahuyentar mientras ustedes se mantengan en guardia. Los Control Freak avanzados, a veces se ven muy encantadores al principio. Una vez que las enganchan, es muy difícil escaparse.
  • Violadores y depredadores

El último tipo de enemigos más peligrosos son los violadores o depredadores. Son los hombres más peligrosos que pueden dañarlas o ponerle punto final a su vida. La verdadera y aterradora cosa acerca de estos hombres malvados es que no hay una forma fácil de ponerlos al descubierto. Los violadores pueden ser cualquier cosa desde vagabundos hasta gerentes de banco, o cualquiera de los miembros de su familia hasta totales extraños. Una de cuatro mujeres sufre un ataque de esta miserable criatura, y uno de siete hombres también. Esta es una muestra de violencia. La mejor defensa es nunca mostrarse tan vulnerable. Para defenderse a ustedes mismas de los depredadores, aprendan todo lo referente a seguridad en la red. Sigan estos procedimientos religiosamente. Pasen un buen rato investigando quienes son sus prospectos de pareja. Esto es un buen consejo. Si ustedes conocen bien a su pareja, les gustará más pasar un buen tiempo con ellos (porque ustedes se sentirán más a gusto durante la Primera Escena o sesión). Los depredadores son más fáciles de distinguir pues tienden a ser impulsivos. Si un “Dom” les ha dicho que necesitan verse cuanto antes o notan que después de un tiempo, pierden el interés en ustedes, pongan a salvo su vida. No persigan a nadie. Un verdadero Amo no necesita hacerse el difícil.

Paso 3, ¡Conozcan su meta!
Tómense su tiempo para imaginar qué quieren. A veces es difícil para las sumisas que empiezan saber qué hacer o cómo hacer, porque a veces les falta conocimiento acerca de cómo decidir lo mejor para ellas. Así que, “ármense” ustedes mismas con conocimientos. Hay muchas publicaciones buenas, libros y páginas en Internet que abastecen a sumisas sexuales. Así que vayan leyendo e informándose a fondo. Aprendan los diferentes tipos de juego y cómo se conducirían ustedes. Aprendan todo lo que hay de Safety Net. Aprendan lo que se hace y lo que no se hace cuando conocen a otros en persona y para que jueguen seguros. Decidan cuáles son sus límites y apúntenlos en papel. Pueden ver esto como una tarea que hacen en nombre de la diversión. Pero tengan siempre en cuenta que su trasero está en juego. Aprendan como un actúa Don. Recuerden, ustedes son probablemente una sumisa sexual porque están controlando el resto de su tiempo. ¡Ustedes son fuertes! También sus ambiciones. Tienen una carrera o sus metas, o un estilo de vida que demanda un alto nivel de energía y control. Así que, denle un descanso a su control. Su poder y energía son algo que quieren darle a alguien en quien confían, y en situaciones íntimas. Es algo muy personal. Y en respuesta a esto, los Dom son regularmente un complemento. Nosotros, los Dom, somos gente fuerte también, y tendemos a ser inteligentes. A veces fuimos entrenados por profesionales o por gente experimentada. De cualquier modo, tendemos a evitar que nuestras vidas y carreras tomen el control absoluto de nuestro tiempo. Tendemos a ser alivianados. Nunca he sabido o escuchado en mi vida de un Dom tieso o muy serio. Nos gusta tener el control en situaciones íntimas. Es un respiro de nuestra forma de vida o de cómo la llevamos. No somos opuestos a ustedes, pero somos la pieza del rompecabezas que se acopla a ustedes. En otras palabras, no vean a un Dom como una copia al carbón de ustedes. No pueden encontrarlo. No busquen al Dom que siempre han esperado o idealizado. Sobre todo, si su prospecto de Dom se ve por lo general más como un chico agradable que como el super-Dom con látigo en mano las 24 horas del día. Tómense su tiempo para saber quién es. No dejen empeñados sus cinco sentidos en los control freak que están en el otro lado de la pantalla demandando su atención. Un Dom natural no les pedirá nada sino hasta que se el momento de jugar.

Paso 4, Memorizen los Acid Test
Test 1, ¡Cuando duda, arrojálo, expúlsalo! No pierdan su tiempo con gente que las hace sentir incómodas. Aunque el chico sea un Dom real, si tiene una personalidad que las hace sentir mal, él no va a funcionar con ustedes.
Test 2, “Sería mejor que me digas Amo”, esa es la luz roja que indica que se trata de un HNG (Horny Net Geek) o un control freak. Los Dom reales no necesitan preguntar por títulos o nombres, ellos los adquieren. Muchos de los Dom reales les gusta decir: “Por favor, llámame Mike”
Test 3, “Quiero que tomes mi collar después de que juegues conmigo” Esta es la demanda común de un falso Dom, más de acuerdo con los control freak. Ellos quieren aislarlas del resto de la gente y sus avisos, como el “ciber-collar”, son una clara muestra. Los ciber-collares tienen menos valor que uno de piel.
Test 4, Si aparece en tu Messenger algo como esto: “Arrodíllate (esclava, puta, perra, mama-vergas, etc.)” esta es la luz roja que identifica a un HNG. Usen su sentido común. ¿Quién pierde el tiempo con alguien que no es cortés ni educado? Hay momentos y lugares para usar esos términos y ¡no es la red!
Test 5, “No necesito responder esa pregunta” o peor aún “No es adecuado que le preguntes eso a un Amo”, son ejemplos de algunas de las más peligrosas mentiras que los control freak o snert usan. En este Acid Test, personalmente creo que es el más importante. Un Dom está listo para tratar de responder cada pregunta que le hagan y lo hace honestamente y de buen agrado. Es literalmente su trasero el que está en juego. Nunca olviden eso.

Test 6, “Es mi forma de hacerlo o así me gusta a mí” o palabras con esa intención, son la luz roja de un control freak común. Los Dom también tienen límites, pero son los límites de ustedes los que cuentan primero. No le hagan saber a un supuesto “Dom” lo contrario. No permitan que los wannabe sumisos les digan o las convenzan de lo contrario. Donde juegan un Dom y una sumisa, siempre las damas son primero y su voluntad es la primera que cuenta.
Test 7, No molesten con collares on line. No tomen decisiones acerca de su prospecto de pareja basándose en su estilo para jugar on-line. Háganse una pregunta: ¿creen que un Dom real perdería su tiempo con puro ciber-sex? Por favor, tomen mi palabra porque la respuesta es un rotundo NO. Claro, olviden esto si ya lo hicieron en vivo, si ya se conocen y reconocen. El ciber-sexo sólo es una maldita pérdida de tiempo.
Test 8, Pregúntenle a su prospecto si ha cometido errores durante una sesión o escena. Si dice que no, corran por su vida. Si dice que raramente, suena sospechoso. Todos cometemos errores, aún los jugadores más experimentados. Algunas sumisas tienen límites que ellas mismas no conocen del todo, y aún con el máximo cuidado, el Dom puede equivocarse en ciertas ocasiones. Recuerde, de acuerdo a nuestros buenos amigos cristianos, el último chico perfecto que caminó sobre este planeta, fue colgado de una cruz con tres clavos. Así que, permanezcan a la expectativa, pero sin esperar milagros ni perfecciones con patas.
Test 9, “Soy gerente de un banco, llevo las relaciones públicas de (algún personaje importante), soy productor de tele, soy millonario… bla, bla, bla. ¿Creen que sería bueno conocer a un Dom con mucha lana? Por supuesto que sí. Pero también usen un poco de sentido común. ¿Cuántos agentes o productores de tele pasarían horas en un chat? También piensen acerca de su perfil personal, si es super-exitoso, todo lo tiene bajo control y está en D/s, él tiende a ser sumiso. He conocido a montones de sumisas que llenan un perfil ambicioso, ¡pero ninguna es Dom aun!
Test 10, “Tengo 33 años y he sido Master por 15 años” ¡Sí, cómo no! ¿Qué es lo raro aquí? Cuando ustedes le pregunten a un Dom por sus niveles de experiencia (lo cual es muy bueno hacerlo) recuerden que las matemáticas nunca fallan y siempre funcionan en este tipo de casos. A los chicos de 18 años no les importan las cosas intrincadas del D/s; ellos sólo quieren pasarla bien. Créanme esto, ladies, yo también tuve 18 años. Personalmente creo que hay gente que empieza a ser lo que es (así sean gays, heterosexuales, Dom o sumisas) a muy temprana edad, pero ser Master implica madurez y entrenamiento. ¿Cuáles son las probabilidades de que una persona se convierta en Master cuando ellos aún usan Clearasil para combatir el acné y tienen la boca repleta de frenos?
Test 11, ¡Pregunten por las referencias! Especialmente si él se proclama con mucha experiencia. Hablen de las referencias por teléfono. ¡Montones de HNG tienen nicks de mujer para usarlos como “referencias”! Lo que es incomprensible desde el mundo vanilla que es hablar mal de un ex, en el D/s es vital. Los jugadores experimentados ven con agrado este tipo de cuestionamientos.
Test 12, “Tengo tres esclavas con collares en la vida real, pero ahora no puedo hablar con ellas!” Ok, cuando ustedes consideren la proporción y todo, esto puede sonar posible. Cuando hagan este Acid Test y falle (y miserablemente fallan la gran mayoría a quienes se los apliquen) esta es la última parte. Conozco parejas (y aún tríos) que realmente buscan una persona extra para agregarla en el mix. Esto no es fuera de lo común en la Escena. Pero esas parejas buscan juntas. Si un “Dom” no tiene a nadie para “ponerle un collar”, probablemente ustedes deben hablar mucho más con él de lo que imaginan.
Test 13, “Yo no necesito safe-words”. Pues claro que no las necesita. Si él dice esto es un verdadero snert o alguien que nunca ha estado en sesión alguna. Claro, puede tratarse peor aún, de un depredador, y entonces ellos no requerirán ninguna clase de seguridad. ¿Necesito decir más?
Test 14, “Mis esclavas dejan que yo imponga sus límites” Si escuchan a Dom decir esto, es porque lo más seguro es que sus esclavas sólo viven en su mente. O peor aún, su “esclava” es simplemente una víctima de un esposo abusivo. Aún llamándose TPE (Total Power Exchange, Total Intercambio de Poder) y otros tipos de 24/7 (tiempo completo) las relaciones D/s siempre implican negociaciones cuidadosas.

Test 15, “Estoy casado, pero mi esposa no debe saber ni una palabra de esto” Si debo explicar esto, entonces ustedes tienen serios problemas. He jugado con muchas sumisas casadas, pero sólo bajo el permiso (y en muchas ocasiones con la participación) de sus maridos. El D/s seguro requiere de honestidad completa, pero la real, no la aparente. No pueden armar una buena escena o sesión con mentiras y secretos. Hay mucha gente que puede empezar siendo de una manera totalmente diferente, pero tomen nota, porque ellos podrían transformarse en adúlteros (y por consiguiente, en mentirosos).
Test 16, Aquí incluyan su pregunta. Han aprendido mucho de sus errores y metidas de pata. Si hacen un contacto por la red con un “dom” que a la larga falló, analizen por qué ocurrió esto. No comentan los mismos errores si se pueden ayudar.

Paso 5, ¡No se trata sólo de los hombres que tienen en pantalla!
Encontrar a algunas sumisas que sean amigables y que compartan sus requerimientos es una buena idea. Especialmente si tienen experiencia; ellas pueden darles perspectivas únicas, apoyo emocional y referencias que legitimen a los Dom que ustedes conozcan en la red. Ellas también pueden ser las safe call mientras ustedes están en las primeras citas con los hombres que conozcan. Los beneficios de hacer equipo con otras mujeres en su búsqueda serán evidentes. De cualquier modo, sean cautelosas sobre lo que escuchan decir a otras mujeres en la red. Si se inclinan en buscar un Dom al instante, los Acid Test podrían aplicarse muy bien. Sean cautelosas cuando conozcan mujeres que se denominen sumisas. Hay un gran número de mujeres HNG quienes tienen una vida D/s sólo en la red. Si sus consejos y experiencias son tan parecidos a los de al vida real, ellas pueden ser peligrosas. Otra clase de “enemigos femeninos” son más trágicos y peligrosos: las víctimas. Una víctima es eso, una víctima de abuso físico y/o mental que usa el D/s como una excusa para continuar negando la realidad de su trágica situación (violencia doméstica). Esta gente comúnmente está perturbada. Ellas también son peligrosas para ustedes. Esas mujeres no están llenas de consejos peligrosos, pero usualmente son muy vehementes al insistir que su estilo de vida sólo es el D/s real. Ellas pueden llenar sus cabezas de dudas más rápido que cualquier enemigo masculino. Denles un poco de simpatía, díganles que les darán ayuda, y aléjense cuanto antes (sigan este orden). Pueden verse mercenarias o muy ruines, pero es su derecho. Este es mi entrenamiento como voluntario para charlas de CASA (Citizens Against Spouse Abuse, Ciudadanos en contra del Abuso de los Esposos). Una víctima que ha sido abusada sólo se puede salvar ella misma, y cuando ellas están listas para hacerlo. Si ustedes dejan que desahogue sus frustraciones y miedos en ustedes, entonces volverá una y otra vez a su infierno familiar. Eviten que las drenen emocionalmente y las atemorizen. Su búsqueda de parejas con quienes jugar de forma segura se sostiene en su fuerza y en el conocimiento que tenga de cada hombre que contactan. Alejen a las víctimas lo más que puedan, porque no pueden ayudarlas. Su trabajo no es salvar al mundo, cuídense a sí mismas y vaya que ser feliz ya es mucho trabajo.

Para cerrar.
Esto se ve como un montón de trabajo. Lo es. También algunas cosas suenan atemorizantes. Lo son. Así que, ¿quién se molestaría en llevar a cabo este cuestionario? ¿Por qué no mejor se aclara desde el mundo cyber que no se requiere de D/s real sino únicamente en pantalla? ¿Por qué no sólo terminamos y ya? Puedo darles una sola buena razón: cuando se trata de seguridad y de cuidar sus necesidades, se trata de una de las experiencias más llenadoras en su vida. Yo me limitaba en el término de “sex magic”, “sexo mágico”, pero ahora ya sé los encantamientos y no soy un maga consumada. Cualquier estudiante de psicología puede decirles cuáles negativas tienen sus propios riesgos. Los caminos fáciles no son los que te llevan a lugares interesantes. Así que ármense a ustedes mismas con conocimiento, encuentren amigos invaluables para compartir la odisea, y comienzen a caminar. Sólo no olviden llevar con ustedes sus Acid Test.

miércoles, 20 de julio de 2011

SPANKING


Los azotes o palmadas en las nalgas son una forma de castigo muy antigua. En la actualidad esta práctica se ha hecho un hueco en el erotismo y las técnicas amatorias, se trata del spanking.

El spanking puede traducirse como azotamiento y es una técnica que utilizan muchas parejas en los preliminares como parte del erotismo durante el sexo. Existen casos en que esta práctica se convierte en un a especie de culto o rito, con sesiones que pueden duran alrededor de una hora en donde todo queda reducido a un solo de nalgadas.

Se debe diferenciar entre el spanking y las diferentes formas de sadomasoquismo. El azotamiento sólo dura un par de minutos y en ningún caso eclipsa el placer sexual puro, el que se genera con la penetración o estimulación de los genitales.

¿Por qué se da esta práctica?

Pues para aumentar el caudal erótico y de sensaciones dentro del acto sexual, cuando es una práctica esporádica y alternada. Pero cuando nos referimos a los casos que llegan durar varios minutos donde el sexo puro pasa claramente a segundo plano, ya podemos estar hablando de un fetichismo exacerbado.

Los roles

En el spanking intervienen, normalmente, dos personas: la que da los azotes (spanker) y la que los recibe (spankee). Aunque el primer artículo es masculino y el segundo femenino, los roles son perfectamente intercambiables, es decir que cualquiera de los dos, hombre o mujer, puede ser parte activa o pasiva del spanking. Aunque en el 90% de los casos, la mujer es la palmoteada, por eso algunas pueden encontrar esta práctica un tanto machista. Por su parte, las defensoras y súbditas de esta práctica sexual, dicen disfrutar del spanking y lo encuentran tremendamente placentero.

La técnica

Los azotes en las nalgas son un método muy efectivo para alcazar el orgasmo durante el acto sexual, siempre que se sepa aplicar la técnica. No se trata de agarrar a manotazo limpio a la pareja, ni tampoco de acariciarla, es un término medio y el dominio de la técnica consiste en práctica. Aquí la mujer marca la pauta, ella debe saber precisarle al hombre cuál es el momento justo en que quiere que de inicio el spanking y al mismo tiempo regular la intensidad del mismo ya que es fácil que ella de unos gritos, ante lo cual el hombre podría dar marcha atrás cuando es precisamente lo que la mujer no quiere en esos momentos.

Para que el spanking sea placentero y no una forma de tortura a manotazo limpio se deben establecer unas señales, que serán muy útiles a la hora de indicar el nivel de intensidad o la voluntad de detener el juego. La práctica del spanking es versátil y puede ser efectuada simplemente con las manos o, echar mano de otros accesorios como látigos o varillas, incluso otras parejas optan por toallas mojadas ya que esta técnica no deja marcas en el cuerpo.

Por otra parte, algunas parejas utilizan el spanking como vía para marcar a su pareja, es decir, como simbolismo de posesión y fidelidad. Y es que dentro del spanking encontramos técnicas auxiliares como el tirón de los cabellos al tiempo que se nalguea, los rasguños en distintas partes del cuerpo o simplemente los fuertes apretones de otras tantas zonas del cuerpo. En suma, se trata de un estilo salvaje de tener sexo como mucha de las películas del cine erótico han mostrado en más de una ocasión. Sin embargo, la línea que lo separa del sadomasoquismo puede ser muy delgada y la pareja no experimentada o que no goza de comunicación y respeto, podría degenerar fácilmente en prácticas humillantes. En este sentido, es inevitable que se relacione el spanking con el sadomasoquismo. La diferencia radica en el grado de intensidad de los azotes y en los roles, no hay un dominado y un dominador, no son roles fijos.

Finalmente decir que, el spanking, puede realizarse en varias posiciones, siendo la más clásica la posición de rodillas con los brazos como apoyo. Casi todas las variantes se derivan de esta posición, incorporando sillas, almohadillas o simplemente una pared como soporte frontal para la spankee. Entre las posiciones en las cuales no hay penetración, la posición más clásica sería con el spanker sentado y la spankee tumbada sobre su regazo.

Fuente: ibagueactiva.com, educasexo.com

martes, 19 de julio de 2011

LOS BONDAGERS

El Bondage es una denominación aplicada a los amarres eróticos ejecutados sobre una persona vestida o desnuda. Las ataduras pueden hacerse sobre una parte o sobre la totalidad del cuerpo, utilizando generalmente cuerdas, aunque también se pueden ver en muchas ocasiones el uso de cinta, telas, cadenas, esposas, y cualquier otra cosa que pueda servir para inmovilizar a una persona. Con cierta frecuencia, a la persona se le aplica una mordaza o los ojos vendados.

El bondage puede usarse como práctica estético-erótica, como parte de una relación BDSM (Bondage: B, Disciplina y Dominación: D, Sumisión y Sadismo: S, Masoquismo: M), como una variante erótica más o como elemento en ceremonias de dominación o de sadomasoquismo.

En Japón se le conoce con el nombre de Shibari y cuenta con una larga tradición y una más que respetable ascendencia social.

Tanto en el bondage como en el shibari, como prácticas eróticas, se tienen que seguir unas reglas básicas. Ante todo, la relación tiene que ser:

• Sana
• Segura
• Consensuada

El bondage se basa en una relación de confianza entre la persona atada y la persona que ata. Sobre esta última recae el grueso de la responsabilidad, dada la indefensión (previamente consensuada) de la otra. Para evitar accidentes, que en ocasiones pueden llegar a ser graves, se suelen seguir algunas normas básicas de seguridad:

• No dejar nunca sola a una persona atada.
• No pasar jamás una cuerda alrededor del cuello.
• Contar a mano con unas tijeras funcionales, como medio de liberar rápidamente a la persona atada.
• Prevenir los riesgos de caída: una persona atada puede llegar a sufrir un accidente serio si cae hacia atrás.
• No realizar suspensiones con la persona atada si no se tiene la suficiente experiencia, ya que es una operación delicada.
• No utilizar nunca nudos corredizos u otros tipos de nudos resbaladizos.
• Realizar sesiones de corta duración si las posiciones son incómodas o si la persona que ata no es experimentada.
• Hidratar regularmente a la persona atada y suministrarle líquidos.

Muchas de las posturas que se reproducen en el material gráfico sobre bondage, son de exhibición, no pueden ser reproducidas sin un alto dominio de la técnica. No se deben correr riesgos innecesarios.

El autobondage (es decir, la práctica del bondage en solitario, en donde la persona pasiva y activa son la misma) es una práctica de alto riesgo, pese a ser muy popular en los Estados Unidos, y precisa de seguros y amplios conocimientos sobre sus técnicas, prevenciones y riesgos, siendo de todos modos desaconsejado por la mayor parte de las instituciones más afamadas del BDSM y del Bondage.
Las personas que practican este también denominado arte sexual suelen estar en todo momento muy pendientes de las necesidades y del placer de su compañero o compañera; no hay que olvidar que para muchos de sus practicantes se trata de un juego sexual, con roles de sumisión escenificados como parte del juego.

sábado, 16 de julio de 2011

EL PROTOCOLO BDSM

No se discute que en el BDSM existe un conjunto de normas razonables y sensatas que determinan cómo deben ser nuestras conductas, comportamientos y relación con otras personas, a su vez saber qué podemos esperar de los demás. Básicamente es lo que podríamos denominar Protocolo. En el Diccionario multilingüe de BDSM de Bartomeu Doménech (Ed. Bellaterra 2004) se define como “conjunto de reglas que hay que observar”. 
Además de lo anterior, el Protocolo sirve para desarrollar la fantasía y la imaginación, adornan el vínculo y la relación, explicitando cada uno de los pasos que debes seguir durante un encuentro.  Ambas formas de entender el Protocolo fueron denominadas en un debate celebrado en Rosas5 (Barcelona) como Protocolo Generalizado (que afecta al BDSM como grupo) y otro Protocolo Interno (que afecta al vínculo Amo-sumisa) . 
No obstante, algunos practicantes del BDSM se rebelan contra dichas normas, hay quien las cuestiona y se muestran no partidarios de ellas, otros matizan en cambio que son defensores de su existencia siempre que no sean muy elaboradas. Lo chocante de esta observación, que puedes seguir  a través de lecturas en foros y debates, es que aunque se escribe mucho sobre la conveniencia o no de  Protocolo, pocos se atreven a entrar en el detalle de cuáles son los contenidos de dicho Protocolo, en qué conceptos se sustenta, de dónde proviene o cómo articularlo  
Una razón de esta carencia es intrínseca al BDSM, consecuencia de su variedad y su pluralidad de prácticas, de modo que por ejemplo, aquellas reglas a seguir que pudieran considerarse muy convenientes para la práctica del Bondage son irrelevantes o quedan sin efecto para otras prácticas más próximas al sadomasoquismo. La otra razón es dialéctica: ¿Qué incluye el protocolo? Hay quienes consideran que deben quedar fuera de ser consideradas  Protocolo BDSM aquellas reglas o normas objetivas y explícitas que se concretan en torno a  un evento, organización o local (denominándolas, tal cual, reglas o normas), y también deben quedar fuera las que se basan en el respeto y el buen comportamiento de las personas (por cuanto se presuponen para quiénes quieren relacionarse e integrarse en el seno de una Comunidad); incluyendo por tanto sólo aquellas que sí tipifican y adornan propiamente la escena y el comportamiento en rol del Dominante y de la sumisa.
Otros en cambio, entre los que me incluyo, consideramos que el  Protocolo está constituido por la existencia del conjunto de normas, valores, símbolos y formas de relación entre personas, aunque muchas no escritas, y que son las que confieren un carácter singular y específico que permiten apelar a los términos  Subcultura BDSM y Estilo de Vida BDSM.  
Como soy consciente que el debate sobre el Protocolo continuará después de éste Artículo, y quizá más por un sentido de previsión para cuando las cosas suceden demasiado tarde, prefiero hacer referencia al todo  y no quedarme solo en una parte. Debemos tener claro que no existe un único Protocolo. El propósito de éste artículo es mostrar dónde y cómo actúa el  Protocolo y cuáles son las claves para que cualquier practicante (inicial o con experiencia) sepa desenvolverse con su mejor conocimiento y capacidad relacional dentro del BDSM. 
Algunos errores frecuentes respecto del Protocolo  El  Protocolo existe porque existen las relaciones entre practicantes del BDSM. Es necesario para la buena armonía y convivencia de quienes se relacionan. Creo que debemos tener en cuenta, ante todo, a quién afecta el Protocolo. Un error muy común es pensar que el  Protocolo solo se aplica cuando se trata de actividades organizadas que congregan a un amplio número de practicantes del BDSM. Unas pautas de comportamiento en una relación Amo – sumisa ya forman en su conjunto un Protocolo. Incorporar a una tercera persona a ese vínculo o  relación implica necesariamente explicar cómo se manifiestan los roles en dicho vínculo. Es verdad que, donde se hace público y manifiesto el Protocolo es en las Organizaciones, locales con espacios acondicionados para BDSM y aquellos eventos puntuales para el encuentro y desarrollo de algunas prácticas. Cada uno de estos  casos puede tener especificidades aunque la mayor parte de sus normas son comunes. 
Otro error muy frecuente es pensar que el  Protocolo solo se refiere a cómo debe comportarse una sumisa o esclava frente a su Amo, y por indicación de éste a otros Dominantes y sumisas. Se olvidan que el  Protocolo también debe ser seguido y respetado por los Dominantes (la falsa idea del Amo “dios”) en relación a su sumisa y esclava, en la relación con otros Dominantes y para con otras sumisas. 
Una generalización que también da lugar a errores frecuentes, es pensar que el Protocolo solamente se extiende a aspectos como el código de vestuario, un argot específico, uso de instalaciones o aplicar las normas sólo en el momento del desarrollo de una sesión o juego BDSM. 
Para terminar con la descripción de situaciones que considero erróneas, otra que se da con suma frecuencia es la que considera que el Protocolo se aplica sólo con quien ha dado muestras suficientes de merecerlo. Como forma  de comunicación, el revela mucha información: apariencia externa, estética, saber estar, carácter del rol y experiencia. 
Los cuasi Dogmas del BDSM 
El Protocolo existe porque el BDSM incide, afecta y altera al estado físico y emocional de quienes lo practican. En cualquiera de sus variantes, el BDSM desarrolla relaciones asimétricas: Una persona inmoviliza - otra queda inmovilizada; una persona ejerce autoridad y poder - otra obedece; una persona inflinge dolor y humillación - otra lo experimenta. 
En un nivel superior,  inviolable por describirlo de algún modo y que pudiéramos considerarlas como dogmas están un conjunto de valores que giran sobre los conceptos “Seguro, Sensato y Consensuado” (acrónimo SSC); y “Riesgo Asumido y Consensuado para la práctica Sexual Alternativa” (acrónimo RACSA o RACK). Esta terminología conceptual, tantas veces citada y redefinida en cualquier espacio virtual o físico de BDSM, trata de garantizar que entre los participantes quedan consensuadas las prácticas, las formas de comunicación y mecanismos de seguridad, los límites y alcance de dichas prácticas; y que el proceso de recuperación o cuidado que se requiere y que cualquier alteración negativa física y emocional quedará adecuadamente reestablecida. 
Otro conjunto de valores están destinados a identificar las  actitudes y  aptitudes que deben identificar los roles superior e inferior en  estas relaciones asimétricas. Básicamente es responder a dos preguntas: ¿Qué se espera de un Dominante?, ¿Qué se espera de un sumiso? Aquí el  Protocolo es más díscolo y difícil de precisar, porque cada Comunidad BDSM acentúa unas cualidades o unos rasgos en detrimento de otros, buscando una mayor adaptabilidad para el conjunto de personas que congrega (por ejemplo, las sociedades hispanas han enfatizado mucho en aquellos valores que identifican claramente al BDSM fuera de toda sospecha relacionada con el predominio del hombre sobre la mujer y situaciones de abuso sexual). Pero todas las Comunidades tienen en común que describen las características del comportamiento esperadas en ambos roles y el alcance de las respectivas responsabilidades y obligaciones de todos los practicantes según sea su rol. Están muy difundidas las 10 reglas para los Dominantes y las 10 reglas para la sumisa :Paciente, humilde, mente abierta, comunicativo, honesto, sensible, dominante/sumiso, realista, cuerpo sano, y diviértase. 
Las cualidades del Protocolo El BDSM no ha desarrollado su propio  Protocolo sobre la base de un precedente ideológico o una corriente filosófica, ni siquiera una fantasía, (aunque el goreano tiene especificidades propias del mundo fantástico que recrea) .  
Podemos afirmar que, por una parte, el  Protocolo del BDSM es el resultado de incorporar elementos específicos de su tradición, como pueden ser por ejemplo, el uso de un lenguaje – argot BDSM; las formas de tratamiento que marcan la distancia entre roles; determinadas formas y variantes de vestimenta y desnudez corporal; el uso de símbolos y adornos para el cuerpo; la adopción de determinadas posiciones corporales; algunas consideraciones relacionadas con la seguridad en la práctica BDSM, y todas aquellas otras variantes que hacen del Estilo de Vida  una práctica relacional y sexual alternativa que transgreden a las tradicionales y convencionalmente establecidas en nuestras sociedades. Y por otra parte, añadido a lo anterior, incorpora para sí valores universales como son el respeto a las personas, el sentido común, las buenas prácticas, y mantener las buenas formas. 
La cualidad más importante de un Protocolo es su utilidad práctica, y en el BDSM la cumple. Existe porque es útil para cada situación.  Por tanto su existencia y la consideración de ser tenida en cuenta no actúan de  forma coercitiva ni merma creatividad a quienes la cumplen. Más bien al contrario, enfatiza y genera más atención para que el respeto, las buenas prácticas o las buenas maneras se lleven a la práctica con exquisito cuidado. 
En los vínculos Amo – sumisa, este sentido de la utilidad hace que el Protocolo actúe como un instrumento poderoso del aprendizaje a través del condicionamiento operante o instrumental, es decir, a través del reforzamiento y del castigo tan ampliamente utilizados en el BDSM. 
Por ejemplo, recientemente leí las instrucciones que un Ama daba a su sumiso para preparar la mesa para ella y sus invitados y la forma de servirla: absolutamente nada de aquellas instrucciones tenía alguna particularidad  específica para el BDSM, todo lo contrario, era el resumen de cualquier manual de vestir y servir una mesa de comensales. Pero su sumiso debe cumplirlo con sumo  cuidado sabiendo que su Ama estará muy atenta de que sigue las instrucciones, o sufrirá las consecuencias de su castigo, en definitiva, el sumiso pondrá en práctica un  Protocolo que le obliga a manifestar su conducta de sometido a la voluntad de su Ama. 
Para el BDSM en general el Protocolo sirve para fijar las pautas generales de conducta de sus practicantes, la consideración de la admisión o no en el seno de la Comunidad a nuevas personas y sus posibles prácticas. 
Para el Dominante, el Protocolo sirve para fijar los objetivos a corto plazo en relación a su vínculo con su sumisa, es decir, dentro de los límites consensuados, qué cosas practicar y cómo espera que las practique para que  le reporten el beneficio y placer esperados de la entrega sumisa. 
Para la sumisa, el  Protocolo es el camino a seguir para llevar a cabo la conducta esperada por su Dominante, con el fin de proporcionarle el bienestar y placer debidos y como fuente para la obtención de su propio placer. El Protocolo ayuda para penetrar en el adecuado ambiente de sumisión, centrándose en las tareas que debe cumplir, dejando a un lado aquellos otros factores que pudieran condicionar el desempeño eficaz de dichas tareas. 
La diversidad en el Protocolo 
En la primera parte hemos ido desgranando las ideas precedentes, los errores de apreciación que frecuentemente se cometen, y finalmente sus cualidades, hemos estado dando pistas del alcance real de los Protocolos o conjunto de reglas y normas escritas y no escritas del comportamiento en el BDSM. Ahora es el momento de ir fijándolas en más detalle. 
El Lenguaje de los Símbolos 
Una serie de símbolos visibles sustentan la mejor tradición del BDSM en el Protocolo, de las que destaco: 

  • El triskel como emblema del BDSM (Emblema Project) y la bandera (Leather Pride Flag) que localizamos en muchos espacios para identificar que congregan a la Comunidad BDSM. En un reciente viaje a Bruselas, donde banderas de todo país y signo asoman de los edificios del centro de la ciudad, me detuve a contemplar las decenas de Leather Pride Flag que ondeaban en sus calles. 
  • El negro, color universalmente usado como forma de  vestir que identifica a la Comunidad y comúnmente aceptado como requisito de participación y relación con otros. 
  • El Cuero, y posteriormente el látex como tejidos preferentes y con un alto componente fetichista junto con sus complementos de botas y zapatos de tacón alto, cinturones anchos y cadenas. 
  • El Collar, símbolo universalmente utilizado para describir un vínculo de Dominación – sumisión, la señal inequívoca de pertenencia a un Dominante, en sus variantes de collar de entrenamiento y disciplina o collar de paseo. 
  • El anillo, alegoría del anillo descrito en Historia de O, otra variante de señal de pertenencia. 
  • Las listas de prácticas BDSM, playlist, como primer paso - norma para proceder a la comunicación y establecimiento de las afinidades, prácticas posibles y límites dentro del BDSM entre dos practicantes de diferente rol. 
  • El contrato, temporal o indefinido, manifestación escrita de los propósitos y el alcance del poder de un Amo sobre su sumisa. 
  • Las ceremonias y rituales, las más difundidas las de Iniciación, de las Rosas (o consagración de un vínculo) y la del Té (inspirada en el mundo Geisha). A estas hay que añadirles aquellas otras que cada Organización  o grupo de amigos BDSM deciden llevar a la práctica (por ejemplo, bajo el nombre de rituales, los peruanos de LoveChains han incorporado una amplia variedad) . 
  • Los pañuelos de colores, complemento utilizado en ambientes homosexuales como forma predominante de identificarse en una tendencia dominante o sumisa y en qué grado de implicación o compromiso de relación mantiene su vínculo. Su origen comenzó en la costa oeste de Estados Unidos y enseguida recorrió todo el país y el sur de Canadá. 
El Protocolo para el vínculo Amo – sumisa, la humillación y servidumbre. 
En este caso nos referimos a las pautas (algunas veces más que pautas son reglas inviolables) a seguir y normas de conducta que afectan de forma exclusiva a una relación Amo – sumisa. Estas, por lo general, son las instrucciones precisas que el Amo consensúa con su sumisa que afectan: Al conocimiento mutuo, los límites y limitaciones a partir del trabajo sobre una lista de prácticas. 

  • Desde el nombre de la sumisa hasta la forma de tratamiento y uso del Usted; Amo; Señor; Dueño; etc. 
  • Habla, mirada y posiciones corporales . 
  • Uso del tiempo, de los espacios y del mobiliario 
  • Formas de servidumbre, incluida la sexual 
  • Celebración de Rituales y ceremonias 
  • Vestuario y desnudez 
  • Relaciones de la sumisa con otras personas del BDSM
  • Publicidad o no de la existencia del vínculo y   Grado de concreción o vinculación de la relación, temporal o indefinida, parcial o con tendencia a una Cesión Completa de Poder (Total Power Exchange). 
  • En el proceso de aprendizaje de la sumisión, la humillación y la servidumbre se requiere por parte del Amo una serie de pautas e instrucciones (tantas como sea posible según sus objetivos, y cuanto más descritas mejor) que ayuden a la sumisa para cumplir su misión. Cuando el Amo planifica escenas de humillación se basa en las fantasías propias y las de su sumisa, desempeñará su rol y actuará con autoridad y creatividad, y exige de la sumisa estricta obediencia, cumplimiento y sometimiento. Es aquí donde el Protocolo demuestra sus beneficios. 
  • A través de la humillación la sumisa se somete a la voluntad de su Amo. La obliga a darse cuenta de cuán profundamente es esta decisión y que obedecer no siempre resultará grato y fácil. Afectará psicológicamente a la sumisa en aspectos positivos en unas ocasiones, y quizá en la mayoría de un modo negativo, de ahí la importancia que el Amo conozca muy bien a su sumisa y emplee con suma precaución la humillación. El Amo es siempre responsable del cuidado somático de la sumisa, de su crecimiento en la relación y en el desarrollo de la sumisa. 
  • La humillación está asociada a estas prácticas: Adoración, animalismo, aspecto físico, ceremonias, castigos, comunicación Amo-sumisa, control de decisiones, dolor, exhibicionismo, forma de hablar y mirar, forma de vestir, mortificación, objeto, posiciones corporales, rituales, rol de edad, rol de género, servidumbre funcional, servidumbre sexual (homo, hetero y bisexuales) y súplica. 
  • Adicionalmente y de forma pormenorizada, el Amo que planifica a través de un detallado Protocolo las escenas de humillación puede beneficiarse en:  Facilitar a la sumisa que asuma su rol, entrar en la sumisión y sentirse realmente sometida.  
  • Potenciar la humildad en la conducta de la sumisa, aceptando que la humillación es un poder que ejerce su Amo para que ella obedezca y le satisfaga. La dimensión y alcance de este comportamiento humilde queda restringida al universo de su Amo y sólo en este espacio es donde deberá manifestarla. Modificación de la conducta de la sumisa. La humillación es empleada para romper con las pautas y convencionalismos de cada uno . 
El Protocolo en Internet
Durante los primeros años del Internet, el  Protocolo o normas de comportamiento sirvieron para reconocer quién era practicante – interesado en el BDSM y quién un desafortunado curioso. En los últimos cinco años y la incorporación de miles de nuevos usuarios, esa capacidad de reconocimiento no es posible (algunos sarcásticos dicen que es cuestión de repetir cuatro sencillas reglas). A  la vez que se han generalizado y proliferado los espacios virtuales donde supuestamente se agrupan los practicantes de BDSM (donde cada vez que se habla es más de todo lo insustancial que de BDSM). De modo que, pese a existir normas de acceso y comportamiento, los administradores - moderadores de estos espacios parecen más vigilantes - policías persiguiendo a los que incumplen dichas normas, sobre todo si son las más esenciales. Con lo que el Protocolo tiende a diluirse y en muchos casos a desaparecer para quedar relegado a los contactos privados. 
Hasta el momento, el  Protocolo de los espacios de BDSM en Internet contempla habitualmente: 

  • El respeto al otro como forma esencial de comunicación. Una norma básica que persiste auque desgraciadamente también se transgrede.
  • Formas de identificar los apodos o nicks de los participantes, según sean sus roles  Formas de habla, conversación y de tratamiento entre los participantes, según sean sus roles. 
  • Formas de organizar las actividades dentro y fuera  del espacio virtual (las comúnmente denominadas  Kedadas), así como de los debates y tratamiento del conocimiento y la información acerca del BDSM. 
  • Formas de resolver los conflictos que puedan producirse entre participantes. 
  • Últimamente tengo la impresión que también se ha perdido en sustitución del webmaster-juez y parte. 
  • Formas de contribuir al sostenimiento económico e informático del espacio virtual. 
El Protocolo en Organizaciones y Locales de BDSM 
Estas normas que tienen en común: 

  • Formas de acceso a las organizaciones, derecho de admisión y preservación de la identidad de los asistentes. 
  • Formas de organización y administración. 
  • Formas de desarrollo de actividades de performance y sesiones BDSM grupales. 
  • Uso de las instalaciones y prácticas permitidas. 
  • Formas de moderación de grupos de debate e integración de nuevos miembros. 
  • Formas de intervención en caso de conflictos. 
Bajo la denominación de Código de Conducta la Society of Janus  establece 10 reglas para sus miembros, cuya máxima es no perturbar el juego de los demás. En cambio, el Club Rosas5 ha optado por la denominación de Régimen Interno y amplía hasta 15 las normas que deben ser respetadas.
lgunas Organizaciones desarrollan sus  Protocolos inspirados en la literatura y la fantasía, tipo Roissy y Samois (inspirados en la Historia de O), y las Goreanas (inspiradas en la novela de John Norman) entre otras. 
El Protocolo entre Dominantes. 

  • Respeto: A su persona, a sus límites y a su vida privada. Respeto a su anonimato (incluido el nick) salvo consentimiento previo. 
  • Discreción: Las conversaciones particulares no tienen por qué ser reveladas. 
  • Previamente a una invitación, debe conocer quiénes son el resto de invitados. 
  • Consideración: Si no es conocido ni hay referencias, es tratado como Dominante en un trato de igualdad, sin dudar de su condición salvo un comportamiento que haya manifestado lo contrario, y aún así tiene el derecho de, privadamente, exponerle las razones por las que ha dejado de tener tal consideración. 
  • Reconocimiento: A su pertenencia en la Comunidad BDSM, a su experiencia en el BDSM y a su Maestría. 
  • Preferencia de Anfitrión: En su domicilio y en su Comunidad. A ser considerado Master de Master y/o Maestro de Ceremonias donde es reconocida su experiencia y maestría. A ser el primero en el uso y disfrute del juego SM donde es el anfitrión. 
  • En presencia de sumisas, actuando en rol, tendrá preferencia ante ellas. 
  • Inviolabilidad: Su propiedad es suya y es inviolable. Para poder hacer uso de ella debo contar con su debida autorización. La presencia de un collar (aún en periodo de pruebas) es suficiente para garantizar que su propiedad es inviolable.  
  • Interés: Y atención preferente a lo que diga o haga por su condición Dominante. 
  • Visión: Tiene derecho a tener una visión diferente, incluso completamente diferente de la práctica del BDSM, sin tener por qué ser prejuzgada o criticada por mi parte, siempre en la seguridad, sensatez y consenso. 
  • Reciprocidad: Consensuar formas recíprocas de Protocolo. 
El Protocolo entre sumisas. 
El  Protocolo más usado contempla la  hermandad entre las sumisas y esclavas, como forma de comprensión, aprecio y apoyo mutuo. En otras ocasiones, este  Protocolo se vuelve más estricto cuando resulta necesario para la escena o práctica de Dominación – sumisión que se quiere llevar a cabo. 
Algunas sumisas realizan actividades encaminadas a  la información – orientación y acompañamiento de otras que recién se inician. En estos casos se concreta el reparto de tareas, cierta jerarquía basada en la xperiencia y el alcance y responsabilidad de dicha tarea sin menoscabo de las acciones y decisiones que pueda tomar 1 Dominante. 
El Protocolo en la Seguridad 
La práctica del BDSM conlleva asumir riesgos a partes iguales entre Dominantes y sumisas, del mismo modo que minorarlos y aumentar las condiciones de seguridad son responsabilidad de ambos roles en base al conocimiento de las prácticas, la experiencia y la forma de actuar en caso de lesiones olvidamos con frecuencia la conveniencia de tener disponibles las pautas a seguir para aumentar la seguridad de nuestras prácticas. Son algunos ejemplos:  Safeword o el posible uso de la palabra de seguridad durante el desarrollo de una sesión BDSM 

  • Instrumental y atención de primeros auxilios sanitarios. 
  • El conocimiento de la seguridad en el Bondage 
  • El conocimiento de la seguridad en el Spanking y azotes 
  • El conocimiento del Aftercare o cuidado Post Sesión. 
  • El Protocolo para dirimir conflictos dentro del BDSM 
Este tema sigue preocupando a muchas Comunidades BDSM, comunidades formales (legales) o informales (amigos que se juntan para celebrar y jugar). Estas son las soluciones que proponen: 
La existencia del Master of Masters, que en los locales de BDSM suele ser el dueño del local, (tiene el derecho de admisión y de expulsión, es el responsable de la mazmorra y él decide quién, cómo y cuánto juega). En las Comunidades, el Master of Masters resulta elegido de forma temporal y se ocupa de coordinar el desarrollo de las actividades o sesiones. En domicilio particular coincide con el anfitrión, salvo que reconozca entre los Dominantes alguien con más crédito, pericia o experiencia que él y delegue esa tarea. 
La existencia de la Slave of slaves, otros la llaman Slave Guardian, otros Slave Guide; cumple la misma función que las anteriormente descritas. 
Cuando se trata de aplicar la disciplina en un mal comportamiento de un Dominante es donde surge grandes discusiones. En el común de los casos se determinan cuatro situaciones: Aviso, Amonestación, Exclusión, Denuncia 
Aviso: Debe detener el desarrollo de la sesión en ese instante y es reconducido o guiado hasta darlo por concluido. Apartado del escenario, acompañado y aislado en un feedback se analiza el comportamiento observado  y cómo reconducirlo. Este hecho no es considerado como punible, al contrario, se considera muy seguro y es habitual: una comida que causa malestar; una copa con efecto indeseado; un subspace con reacciones inoportunas; pasar desapercibido un safeword; o simplemente un entrometido que se dedica a tomar fotos de una escena sin permiso... o el que se pone a hablar por el móvil-celular en el momento más 
inadecuado. Si el aviso es reconocido, vuelve al escenario. Si no reconoce el aviso, es invitado a abandonar el lugar. 
Amonestación: Es en los casos anteriores que no reconoce el aviso y persevera en el comportamiento inadecuado y no atiende la indicación de abandonar el lugar del Master of Master. Se hace llegar un día o dos después de haber ocurrido el incidente, ofreciéndose diferentes opciones en función de la causa: Retirada 
temporal de los encuentros; Práctica con un Amo Guía o Tutor; o un tiempo con una participación - pasiva, asiste pero no juega activamente. En cualquier caso, la amonestación es un diálogo posterior, comprensiva y que busca el consenso. Es un derecho del amonestado ser escuchado y actuar en descargo, aportando cuantos considerandos o testigos considere oportunos. Se procede a reexaminar el contenido de su amonestación, su retirada o su ratificación. 
Exclusión: La medida más tajante que se da en las comunidades BDSM a nivel interno. Si el amonestado no está de acuerdo con reconducir su comportamiento y práctica, se procede a comunicarle que queda excluido de las reuniones que pueda tener el grupo o Comunidad. Igual que la amonestación, existe con el excluido un 
encuentro y un diálogo. 
Denuncia: Se entiende por tal el legítimo derecho de cualquier ciudadano de recurrir al amparo de su protección personal y legal. En el  BDSM este es un derecho personal e intransferible de cada persona, no está negado nunca, cada practicante es libre de ejercerlo siempre, siempre e independientemente de que la Comunidad BDSM haya comenzado o no los pasos previos anteriormente explicados. 

miércoles, 13 de julio de 2011

MANIFIESTO: 24 de Julio DIA INTERNACIONAL DEL BDSM


Manifestamos la celebración del día 24 de julio como Día Internacional del BDSM, coincidiendo con los dígitos 24/7 que en BDSM significan una relación de Dominación/sumisión las 24 horas del día los 7 días de la semana. De este modo queremos dar a conocer una forma de relaciones personales y sociales dentro de prácticas de conductas seguras, sanas y consensuadas. 
Manifestamos que el BDSM responde a las siglas Bondage (ataduras), Disciplina y Sadomasoquismo. Es también conocido por sus siglas  D/s (Dominación/sumisión) y S&M (Sadomasoquismo).  
Manifestamos el BDSM como un  Estilo de Vida que impregna la personalidad de quienes lo practican así como con los que se relacionan. Como Estilo de Vida va más allá de simples prácticas sexuales, requiere un alto nivel de estima; afán de superación; un cuerpo sano; alejamiento del abuso o adicción al alcohol y drogas; y la relación con otros basados en la libre voluntad de hacer y escrupuloso respeto hacia los demás. 
Manifestamos que el BDSM tiene muchas formas de ser practicado, tantas como personas que lo practican, siendo todas respetables dentro del contexto seguro, sano y consensuado. Hay quienes encuentran en el BDSM un descubrimiento de su potencial sexual; una expresión de sus fantasías; una expresión artística; una aproximación a las personas de su mismo sexo; una exploración de sus límites físicos y psíquicos; una expresión de amor y entrega absoluta; un desarrollo puntual o temporal de relación con otra u otras personas; un desarrollo indefinido y pleno de vinculación afectiva. 
Manifestamos que el BDSM se desarrolla a partir de la definición de roles Dominantes y sumisos. Los roles Dominantes aprecian y se esfuerzan en complacer a quienes le otorgan el precioso regalo de su entrega a través del rol de la sumisión. Los roles sumisos adquieren unos lazos de unión, comunicación y confianza con sus Dominantes que le permiten entregarse en mente, cuerpo y afectividad. Ninguno de estos roles afectan ni condicionan las demás obligaciones públicas y privadas, así como tampoco a las personas con las que se relacionan y no practican el BDSM. 
Manifestamos que el BDSM no se corresponde en ningún caso con conductas sociales basadas en el predominio de un sexo sobre otro; ni  con la reprobable violencia de género; ni con el condenable abuso a menores de edad; ni con la condenable manipulación de personas afectadas de enfermedades  psíquicas; ni con el histórico concepto de esclavitud como privación de voluntades. Tanto es así que los delitos antes mencionados encuentran el más absoluto rechazo y severa denuncia por los practicantes del BDSM .  
Manifestamos que el BDSM no puede ser motivo de crítica, condena y persecución hacia aquellos que lo practican. Aun son muchos los países, sus legislaciones y ejercicio de las autoridades políticas, judiciales y religiosas que, desconociendo el BDSM, se emplean contra éste Estilo de Vida y sobre sus practicantes. Nunca la ignorancia puede otorgar el poder del menosprecio, la crítica sin fundamento y mucho menos la 
persecución y el rechazo social.  
La manifestación pública y reconocimiento de nuestras prácticas BDSM están en el derecho que como personas tenemos de nuestra libertad de expresión y vida privada. 
Pero éste derecho no debe privar a los ciudadanos del conocimiento e información sobre el Estilo de Vida BDSM.  
Manifestamos que la celebración del Día Internacional del BDSM debe servir para la unión y promoción de Asociaciones, Clubes y Grupos  en pro de la información y difusión del BDSM.  
Hazlo seguro, hazlo sano, hazlo consensuado.  

A las comunidades y practicantes del BDSM, ¡¡ Felicidades ¡¡  
24 de julio, Día Internacional del BDSM  

* Este manifiesto fue elaborado por la Escuela Cibersumisas y publicado por primera vez con ocasión del 24 de julio de 2003. Este grupo ya no existe.

lunes, 11 de julio de 2011

¿Qué es el BDSM?

BDSM es el acrónimo de  Bondage (=Ataduras), Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo. O sea, seis conceptos distintos sintetizados en cuatro iniciales, de forma que la D y la Stienen valor doble.
Se trata de una forma de sexualidad alternativa. Una forma diferente de buscar el placer, más allá del sexo convencional, que puede resultar extraordinariamente gratificante.
El BDSM engloba prácticas diversas pero a menudo conectadas entre ellas que responden a fantasías sexuales profundamente arraigadas (aunque frecuentemente reprimidas) y que consisten, principalmente, en la  búsqueda del placer mediante la Dominación/sumisión, la estimulación por el dolor, las ataduras, el fetichismo, etc.
Puesto que se trata de prácticas que implican algunos riesgos, deben llevarse a cabo, siempre, con el pleno consentimiento de la pareja y de forma consciente, sensata y segura. Si no es así, no es BDSM.
El concepto BDSM es más amplio que otras denominaciones, tradicionalmente arraigadas, como sado, SM (sadomasoquismo, sado-maso), o D/s (Dominación/sumisión) que sin embargo siguen siendo utilizadas.

DOMINANTES Y SUMISOS

Una persona Dominante es aquella que desea educar,  dirigir y controlar la vida de aquella o aquellas personas que Le concedan dicha potestad y que se siente realizado y pleno al llevar a cabo dicha tarea.
Una persona sumisa es aquella que desea entregar su vida en manos de Otra a la que concede el derecho de que la guíe y la lleve hasta  en el menor de los detalles de la misma; es evidente que el hecho de señalar que estas personas se sientan plenas en este tipo de realidad vital es algo casi superfluo.
Dicho esto lo primero que deseo es negar la máxima  que confunde a las personas sumisas con las personas dependientes; las personas sumisas son personas emocionalmente y psíquicamente estables, libres y con capacidad de darse de forma plena y total mientras que las personas dependientes lo que temen realmente es quedarse solas y entienden que su objetivo vital es aferrarse a una persona que las de seguridad y estabilidad, estando dispuestas, por ello, a dar, de forma aparente, todo lo que sea preciso pero no por mor de sentirse plenas sino por el hecho de no sentirse solas y abandonadas.

Quizá la mayor diferencia es la forma en la que enfocan su vida ambos tipos de personas pues unas saben que encontrarán su plenitud en la entrega y el servicio mientras que las otras lo encuentran en la realidad de la compañía y la seguridad que sienten al hallarse acompañadas.
Considero que las personas que nos encontramos en esta experiencia vital somos aquellas que seguimos los dos principios básicos en los que se asienta este tipo de relaciones (reitero, bien de forma constante bien solo en momentos o situaciones dadas); estos dos principios son los siguientes:
“Yo mando y tu obedeces”
“tu propones, Yo dispongo”
Estos dos principios nos indican que el peso de las decisiones recaen en una de las personas que conforman la relación mientras que las demás deben aconsejar, apoyar, indicar, criticar con el fin de que la decisión que se tome por parte de la persona Dominante sea lo más acertada posible.
Es, para Mi, evidente que entre este tipo de personas no puedo encontrar a aquellas que tienen todo tasado y fijado de antemano.
Podría parecer que al decir esto Yo rechazo el Consenso como una de las formas básicas de funcionamiento cambiándolo por la Aceptación como espíritu fundamental.
Nada más lejos de Mi intención pero sí decir que según avanza la confianza y el conocimiento de las personas más disminuye la necesidad de estar consensuando cada una de las actividades y hechos mientras que aumenta la confianza en la aceptación de que la decisión que tomará la persona Dominante será la acertada y acorde a las capacidades de la persona sumisa.
Considero que está muy claro que una persona sumisa es una persona fuerte, libre y decidida que sabe lo que desea y, además, que eso que desea es servir y entregarse a una persona Dominante que la guíe y la omplemente.
Por otro lado, las personas Dominantes deben ser personas con una personalidad fuerte y que también saben lo que desean. Para poderlo conseguir lo primero que deben tener es un fuerte autocontrol pues solo aquellas personas que consiguen controlarse a ellos mismos son capaces de controlar a los demás. Esta característica es, una de las que apenas se suelen expresar.
Quizá sea así porque la consideramos como algo innato; el caso es que gracias a ese autocontrol se sabe hasta dónde y cómo podemos llegar. Será la característica que permita hacer ver a la persona sumisa que no solo sabemos lo que se quiere sino que poder ver la capacidad al servicio de lograrlo.
En fin, como resumen diré que considero que los practicantes de la D/s somos personas de personalidad asentada que sabemos que nos sentimos completos al dirigir, educar y controlar la vida de otras personas (las personas Dominantes) o al entregar nuestra vida y nuestros deseos sometiéndolos a los de otra persona (las personas sumisas).

Texto tomado de CUADERNOS BDSM. no. 15